Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Miércoles, 16 de octubre, 19:00 horas. Presentación del libro "Retazos" de Javier Ortiz Díaz, presentado por Restituto Núñez Cobos. Sede del Ateneo.

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo del VII Premio de Relato Rafael Mir.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Edita en una página

Teatro Cómico Principal

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

El Teatro Cómico fue en sus primeros tiempos, un teatro de madera angosto que podía dar cabida a no más de 300 personas. Abrió sus puertas al público en el mes de abril de 1800.

Su época de mayor esplendor se corresponde con el periodo que abarca desde 1819 a 1823.

Juan Bonel, propietario del Teatro Cómico lo vendió a Manuel García Lovera en el año 1874 acometiendo obras de rehabilitación total del edificio. Este renombró el teatro como Teatro Principal. Pintado por José Serrano Bermúdez lucía decoraciones del pintor del Salón Liceo del Círculo de la Amistad, José María Rodríguez Losada, albergando 21 palcos, 2 palcos proscenios, 20 plateas, 2 plateas proscenios, 238 butacas, 20 anfiteatros de primera fila, 22 de segunda, 60 delanteras de paraíso, 200 entradas principales, y 400 localidades de paraíso. El 17 de julio de 1892, el Teatro Principal sufrió un pavaroso incendio desapareciendo en pocas horas, no pudiendo levantarse sobre el mismo solar otro, debido a las ordenanzas municipales del año 1888.

Desde principios del siglo XX hasta su adquisición por la Comunidad Autónoma de Andalucía, parte del edificio estuvo arrendada al Real Centro Filarmónico "Eduardo Lucena". Eduardo Lucena y Vallejo, ilustre compositor y violinista cordobés (18491893), creó el Centro Filarmónico en 1878. Comenzó teniendo su domicilio en un amplio local del desaparecido Teatro del Recreo en la calle María Cristina, pasando posteriormente al palacio de los Páez y Castillejo y después al actual edificio de la calle Ambrosio de Morales.

Tras la muerte de su iniciador, su discípulo, José Molina León, lo reorganizó en 1902; fue entonces cuando se le dio el nombre de Centro Filarmónico “Eduardo Lucena”, pasando en [`1904]] a llamarse Real Centro Filarmónico, a raíz de la aceptación del Rey Alfonso XIII de su presidencia, tras una meritoria actuación del Centro ante el monarca.

A finales de los años 90 fue remodelado conservando su fachada ecléctica, ordenada con cuatro huecos por cada una de las dos plantas existentes.

Este Teatro, enclavado en la Calle Ambrosio de Morales, es un variado espacio cultural, sala de exposiciones y sede actual del Centro Filarmónico Eduardo Lucena.

El Teatro Cómico Principal fue inaugurado por la consejera de Cultura Carmen Calvo el día 19 de febrero de 2001. Unos meses antes se firmaba un convenio entre la Consejería de Cultura y el Ateneo de Córdoba por el que se autorizaba al Ateneo el uso del salón de actos cuando no estuviera ocupado con actividades de la Consejería de Política Territorial y de la propia Consejería de Cultura. Con seis meses de antelación debería presentar el Ateneo el proyecto de actividades a realizar en el Teatro Cómico. El Ateneo llegó a realizar entre los años 2001 - 2003 apenas 20 actividades (conferencias, una exposición del pintor Salvador Parejo, una asamblea general de socios ateneístas y la final del III Certamen Andaluz de Monólogos Teatrales).

A las malas condiciones del recién inaugurado edificio se unía el horario de los encargados de cerrarlo. Una conferencia que empiece puntualmente a las 8 de la tarde, puede acabar perfectamente a las 8.30. Pero ocurre que en el Ateneo cordobés todas las conferencias, igual que los debates, van seguidos de un coloquio con el público asistente que con sus preguntas y sus opiniones enriquecen la actividad. Y lo mismo que hay intervenciones del público que son tediosas e insoportables, existen momentos en los que es imposible cortar el acto por ser realmente interesante el coloquio. Y, además, en el Ateneo no se le niega a nadie la palabra por muy tarde que sea, por lo que enseguida se vio que aquella no era la sede apropiada.

También estaba el Centro Filarmónico Eduardo Lucena, cuyos componentes ensayaban por las tardes en un horario incompatible con los ensayos de la Sección de Teatro del Ateneo. Por tantos impedimentos, el Ateneo de Córdoba, Ateneo ambulante se largó con viento fresco y la cabeza alta. Pero no volvió al arroyo de donde salió sino al lugar de más solera de la ciudad de Córdoba, donde venía realizando actividades desde 1998: Bodegas Campos.

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Cordobapedia, bajo licencia CC-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) y/o la licencia GFDL.