Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Cambio de la Junta Directiva del Ateneo de Córdoba

Miércoles, 18 de mayo, 20:00 horas. Ciclo de Conferencias. Tiempos de Historia: “Córdoba en la posguerra. La articulación del franquismo” , a cargo de Antonio Barragán Moriana. Sede del Ateneo.

Jueves, 19 de mayo, 20:00 horas. Presentación del libro Si preguntan por mí, de J.R. Barat. Presenta Manuel Gahete. Librería República de las letras.

Sábado, 4 de junio. Viaje a Cabra en conmemoración de la 175 fundación del Instituto Aguilar y Eslava. Incluye autocar, comida y una visita a Cabra y al Santuario de la Virgen de la Sierra. 25 euros por persona.

CONVOCADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA
X Premio de Relato Rafael Mir.
XXXVIII Premio de Poesía Juan Bernier.
VIII Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2022, relación de homenajeados aquí.

¡Ayúdanos! Edita en una página

Rodolfo Acosta

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Rodolfo Acosta.jpg

Rodolfo Acosta (Nace en Chihuahua, México; 29 de julio de 1920) y fallece en San Fernando, California, 7 de noviembre de 1974. Fue un célebre actor de la época de oro del cine mexicano, que también hizo una carrera con mucho éxito en Hollywood y la televisión estadounidense. Poseedor de un rostro con semblante recio, que le sirvió para sus exitosas caracterizaciones de villano, sólo comparadas con las que hicieron Carlos López Moctezuma y Víctor Parra.

Biografía== Rodolfo Acosta nació en 1920, en El Chamizal, Chihuahua, cuando todavía era un territorio en disputa entre México y Estados Unidos. Cuando él tenía tres años, su familia se mudó a California, completando sus estudios en colegios de la Ciudad de Los Ángeles y asistiendo posteriormente a la UCLA. En su etapa escolar, le llegó el gusto por la actuación y a los 19 años aceptó una beca para el Palacio de Bellas Artes en Ciudad de México, donde permaneció por tres años. Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, Acosta se unió a la marina estadounidense, donde fue asignado a la inteligencia naval, después de la guerra llega a México y trabaja en un pequeño papel en la película: El canto de la sirena, dirigida por Norman Foster.

En 1948, el afamado director de westerns John Ford, filmaba en México La película El fugitivo, con Henry Fonda como protagonista y en donde llevaba a talento mexicano, puesto que la codirigía con Emilio Fernández, la fotografía la hacía Gabriel Figueroa y actuaban, entre otros Dolores del Río y Pedro Armendáriz, es en esta cinta que Rodolfo hace sus primeros pasos en Hollywood, en un papel destacado que el mismo director le ofreció. Gracias a esa película inició una gran amistad con John Ford, con quien volvería a trabajar posteriormente y con Emilio Fernández, quien más adelante le daría su papel consagratorio en México.

A partir de su participación en la película Rosenda (1948), dirigida por Julio Bracho y protagonizada por Fernando Soler y Rita Macedo, Rodolfo comenzó a especializarse en personajes de villanos. En 1949 Emilio Fernández, con quién había fraternizado durante la filmación de El fugitivo, le escribe el papel con el que se consagra como actor: Paco, el cinturita (proxeneta) que explotaba a Carmen (Marga López), hasta que está en un arranque de valentía termina apuñalándolo; este papel le valió la nominación al premio Ariel y haber captado la atención a nivel internacional, por lo que firma con Hugo Fregonese para co-estelarizar con James Mason la producción de 1950 One Way Street, que lo llevó a conseguir un contrato con Universal Pictures.

Antes de decidirse definitivamente por el cine de Hollywood, Rodolfo trabajó en México en cintas con las que dejó una huella imborrable como El puerto de los siete vicios (1951), junto a la bella Miroslava Stern, Retorno al quinto patio (1951), con Emilio Tuero, Víctimas del pecado (1951), otra de sus cintas clásicas y donde alterno con la cubana Ninón Sevilla, Los amantes (1951) con Emilia Guiú y David Silva, Sensualidad (1951), nuevamente con Ninón Sevilla, Islas Marías (1951), en donde trabaja por única vez con el ídolo de México Pedro Infante, El mar y tu (1952), alternando con Columba Domínguez, Jorge Mistral y Martha Roth. En 1954 emigra a Hollywood y sólo regresa a México para trabajar en la película Río Hondo (1965), dirigida por Rogelio A. González.

En Hollywood logró afianzar su carrera y trabajó con una galería de estrellas importantes, que incluyó a John Wayne, Elvis Presley, Robert Mitchum, Marlon Brando, Rock Hudson, Glenn Ford y Gregory Peck en películas como: Wings of the Hawk (1953), A Life in the Balance (1953), The Littlest Outlaw (1955), Bandido (1956), The Proud Ones (1956), The Tijuana Story (1957), One-Eyed Jacks (1961), How the West Was Won (1962), The Sons of Katie Elder (1965), Return of the Seven (1966) y Pat Garrett and Billy the Kid (1973), también apareció periódicamente en series de western para televisión.

Desde 1973 Rodolfo Acosta comenzó a enfrentar algunas enfermedades que desembocaron en cáncer, mal que lo fue deteriorando conforme pasaban los meses. A principios de 1974 visitó a su mama, que radicaba en el puerto de Acapulco, y luego pasó tres meses en la Ciudad de México, al lado de su esposa Jeanine Cohen y sus hijas Jeanine y Miriam, para el mes de julio su enfermedad se agravó de manera desahuciante, haciéndolo internarse en el Motion Pictures Hospital, en San Fernando, California, donde solo su hermano Humberto estuvo a su lado, hasta el 7 de noviembre de 1974, fecha en que aconteció su muerte. Fue sepultado en el Forest Lawn Memorial Park, después de un homenaje de cuerpo presente que le rindiera la fundación de artistas latinos “nosotros”, fundada por el mexicano Ricardo Montalbán.

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.