Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Miércoles, 18 a las 19:00 horas, tertulia poética a cargo de Carlos Clementson. Sede del Ateneo.

Jueves 19, a las 21:00 horas, inicio fase de selección del VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
del Ateneo de Córdoba
. Sitio: Peña Rincón Flamenco (Avenida de Trassierra).

Club de Lectura Café con Letras del Ateneo, próximo libro a comentar
para noviembre "La canción de Dorotea", de Rosa Regás.



CONVOCADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Bases XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Bases V Premio de Relato Rafael Mir
Bases VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Redacta un buen artículo

Rafael López Recio

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
RlopezRecio.jpg

Nacido en Córdoba en 1935. Socio antiguo de la Peña Fosforito de Córdoba, guarda en la memoria aquellos años en los que participaba en el Concurso Nacional de Córdoba (1957, 1958 y 1959) compitiendo nada menos que con Fernanda y Bernarda de Utrera o Juan Talega, por citar algunos. El maestro Anselmo González Climent habla de Rafael López Recio muy favorablemente en su libro Cante en Córdoba. Oído al cante. Seguidor indiscutible de los cantes de Rafael Romero El Gallina.

Resulta poco meritorio hacer una semblanza de Rafael, por los muchos méritos que atesora. Lo realmente difícil es limitarse al escaso espacio asignado por la Organización para sintetizar toda una vida dedicada a una pasión con la que nunca tuvo desamores, el flamenco. Así lo percibí allá por los años ochenta en el barrio de la Judería, en el restaurante La Fragua, donde tenía su sede la Peña Fosforito antes de la ubicación actual del Rincón de las Beatillas.

Eso del senequismo y Córdoba es una muletilla de escasa consistencia científica, si no se acepta con actitud de recato ante el mundo o de interiorización del propio saber sin ademanes externos ni ceremonias confusas. Rafael se identifica con esta actitud de interior rico en vivencias flamencas que afloran a la más mínima requisitoria del exterior de forma natural y sin aspavientos, a la manera de la fina arena que se nos clava en la piel de un día de Levante. Y no hace nada por parecer que así sea, sino a tentativas o insinuaciones del que algo intuye, como aquel lejano día a la altura de sus veinticinco años en que se le acercaron en una taberna personas tan insignes como Antonio Mairena, Ricardo Molina, Miguel del Moral y Pablo García Baena para que mostrara la excelencia de sus virtudes cantaoras. Antes, y no mucho -en 1959-, se había apuntado el mérito de quedar finalista del Concurso Nacional, junto con mítico Juan Talega, que acabaría alzándose con el Premio de Honor; mas Anselmo González Climent supo valorar sus virtudes en aquella deleitosa publicación que se hizo modélica, Cante en Córdoba. Oído al cante, en medio de aquella apasionada vorágine.

Archivo:01 Mirabrás-R. Lopez Recio.ogg
Mirabrás cantado por Rafael López Recio en Venero Flamenco. Al toque José Antonio López "El Canijo". Pulsa para escucharlo

Aquel entonces dio paso a la constancia de que Rafael modelaba el oro con el mimo del orífice y el cante desde la íntima y apasionada afición. Silverio de Córdoba nos daba cuenta de ello a la manera del albacea testamentario en la sección Café cantante del diario Córdoba el día 27 de febrero de 1972 y en su página 11, en el apartado de Orientación y Divulgación del Arte Flamenco. Así titulaba el artículo: Rafael López Recio "solearero" cordobés y el subtítulo La grandeza del cante y el estilo de quien lo interpreta.

Respondía Rafael a la pregunta de Silverio sobre la soleá de Córdoba: "Nuestra soleá tiene poca conexión con la de otros sitios. Dicen que se distingue como una variante de la de Triana, aunque sobre esto hay divergencias", y en ese mismo contexto aparece lo que no es sino un ideario, un modo de mostrar cuáles son sus creencias esenciales en torno a este arte, siempre guiado por las preguntas del periodista que dan por sentado su dominio de cantes como las serranas, cañas martinetes, deblas, tonás, y la difícil frontera de separación entre unos tipos de cantes y otros. El artista es el que marca la frontera a la manera del actor que hace bueno o malo un guión.

Archivo:01 Toná-Rafael López Recio.ogg
Toná interpretada por Rafael López Recio en el Homenaje a Manolo Rumí. Al toque Ángel Mata. Pulsa para escucharlo


"Efectivamente, yo creo que el cante no es más grande ni más chico, pues todo depende de la maestría del que lo diga. Es el cantaor el que le imprime grandeza y pruebas hay de ello, de cantes desconocidos que figuras legendarias hicieron grandes. Cosa diferente es el cante largo por su abundancia de tercios o por la prolongación de éstos".

Nos mueven concretos en nuestra existencia, por lo que no podían faltar las referencias en el modo de entender el cante, y llegados a ese punto surgen nombres concretos como guía ideal en ese itinerario cordial, en que ellos fueron el principio.

"Bueno, como que marcaron una época Caracol, Fosforito, Tomás Pavón, Mairena, El Gallina y Juan Talega, por citar algunos".

Archivo:02 Siguiriya-Rafael Lopez Recio.ogg

Se puede detectar efectivamente que están en amalgama efluvios del cantaor de Andújar Rafael Romero El Gallina, y otros mencionados sin el desdeño hacia diversas formas interpretativas. La propia impronta de Rafael hace el resto, que se completa con esa bonhomía tan característica y ese espíritu de superación personal para escuchar todo aquello que de acuerdo con sus planteamientos lo merezca. No hay un no jamás si dispone de tiempo para colaborar en la medida de sus posibilidades en cuantos acontecimientos se le requiera.

Parece ocioso decir que el nombre de Rafael López Recio es frecuente en la prensa diaria a propósito de los más diversos motivos para los que es requerida su presencia. La Peña Fosforito tiene la constancia cierta de que cuenta con él a este propósito, como escribe Leonardo Rodríguez García en su página del diario, la cual recoge en esta ocasión la actuación en el recital de flamenco y poesía allí celebrado. Las intervenciones se hace habituales desde los años cincuenta, y parece adecuado al fin recoger algunas, como refrendo de lo expresado.

Aparece Rafael rememorando su faceta de concursante en una instantánea del diario granadino Patria del 16 de mayo de 1972, en que aspiraba a ser seleccionado para el concurso del cincuentenario de aquel Festival de Cante Jondo en que se aunaron voluntades de nombres tan insignes como Federico García Lorca, Andrés Segovia y Manuel de Falla, entre otros. Recoge la imagen la intervención en la emblemática peña albaicinera La Platería con el acompañamiento de José Maldonado Cortés; más adelante -el día 2 de junio de 1976- recoge el diario Córdoba la actuación en la sede de la Asociación de Amigos de los Patios Cordobeses, donde comparte cartel con diversos cantaores y guitarristas cordobeses, a propósito de la entrega de la insignia de oro de la Peña Flamenca de Córdoba en su V Semana Cultural Flamenca, así como de los diversos premios del concurso de fotografía convocado. Los nombres de los artistas y de integrantes del jurado nos muestran el gran nivel de la convocatoria; Rafael ilustró en la ocasión la conferencia de Rafael Castejón con el sabio acompañamiento de Fernando El Chaleco.

El Ateneo de Madrid fue testigo de las cualidades de Rafael acompañado por Rafael Trenas a la guitarra el 26 de junio de 1992, cuando Agustín Gómez presentó su libro, editado por el Ateneo de Córdoba Presencia de Cántico en el flamenco; el acto contó con la presencia del poeta cordobés residente en Madrid Luis Jiménez Martos. La impronta característica de Rafael, la entrega desinteresada, se puso de relieve en esta ocasión y en ocasiones sucesivas; como en la de la cita anual de la Federación de septiembre de 1966 -homenaje a Manuel Concha-, en la presentación de la I Cejilla Flamenca de la Peña Flamenca de Córdoba en 2001 junto a excelentes aficionados que intervinieron más adelante en el ciclo aquí relatado (Gonzalo Góngora Navarro, José González Crespo, y José Toscano en la Semana Cultural Flamenca de 2001 en la Peña Flamenca de Córdoba dedicada a Antonio Povedano.

La relación continúa y se hace vislumbrar en una lontananza un remedo de sumas y sigues con sus actuaciones, cuando lo suyo es una devoción que le hace fácil el resto hasta sobreponerse de las adversas condiciones que lo llevaron tiempo atrás a la delicada operación de un corazón que él ensancha y lo hace grande por donde va. Y lo hace joven para escuchar cada noche en la Cátedra de Flamencología nuevas noticias que él conoce y ama por vivirlas al hilo de los tiempos, a la más mínima coartada. Es un hombre grande en la sencillez de esta Córdoba que se repliega, tal vez porque quien contrae méritos no necesita el público aireo sino la modesta proclama cuando es requerido. Lo de los demás es muda o sonora admiración, y entre esas gentes me cuento con mi amigo José Carmona Pulido, que me hace partícipe de semejante honor. Vaya un simbólico abrazo por delante. Juan Pérez Cubillo. Venero Flamenco en Bodegas Campos, (col. Arca del Ateneo)

Galería de imágenes

Recibió el Jacobino de Plata en el año 2007 concedido por el Ateneo de Córdoba.