Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Lunes, 17 de septiembre, 20:00 horas, presentación del libro TODO ES UN INSTANTE,
del ateneísta Fernando Sánchez Mayo, en la Delegación de Cultura, C/. Capitulares 2.

Miércoles, 19 septiembre, 19:00 horas, se reanuda la Tertulia Poética con el ciclo
"Tertulianos de honor", en este caso sobre Francisco Carrasco, presenta Javier Ortiz.

Jueves, 20 septiembre, 20:00 horas,Teatro en el Ateneo con la obra "Crítica de la Razón Pura", de Antonio Varo Baena.

Sábado, seis de octubre, se celebrará en Dos Hermanas (Sevilla) el IX Encuentro de Ateneos de Andalucía, la asistencia tiene un coste de 30 euros, con comida y desplazamiento. Plazo hasta el 25 septiembre.

Fallado el VI Premio de Relato Rafael Mir, el ganador ha sido el escritor y profesor cordobés Fernando Molero Campos con la obra titulada: RUISEÑORES DE FUEGO.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIV Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo VI Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2018
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Redacta un buen artículo

Michi Panero

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Michi Panero.jpg

José Moisés Santiago, (Michi) Panero Blanc nació en Madrid el 14 de septiembre de 1951 y murió en Astorga, León, el 16 de marzo de 2004. Fue un intelectual y notorio diletante español, personaje de la vida social madrileña de los años setenta y ochenta del siglo XX.

Hijo del poeta Leopoldo Panero(1909-1962) y Felicidad Blanc, sobrino del poeta Juan Panero (1908-1937) y hermano de los también poetas Juan Luis Panero (1942) y Leopoldo María Panero (1948).

Biografía

Nace en 1951 en la casa familiar en Madrid, siendo el menor y último de tres hermanos. Su padre Leopoldo Panero, eminente poeta, considerado por algunos epítome de la labor artística al servicio del régimen franquista, y de Felicidad Blanc, afectada y bellísima dama, Michi crecerá en un ambiente de sofisticación intelectual y cierta holgura económica. El apodo con que es comúnmente conocido (Michi) se lo dieron sus dos hermanos, Juan Luis y Leopoldo María, ambos futuros escritores de amplio reconocimiento.

Estudió en el prestigioso Liceo Italiano de Madrid y comenzó varias carreras universitarias, que nunca terminaría. Muy pronto en la vida el destino comenzó a jugarle malas pasadas. La muerte de su padre en 1962 y la evidencia de la locura de su hermano, el poeta Leopoldo María Panero, habitual compañero de juegos infantiles, son dos momentos definitorios en su vida, como el propio Michi reconocía en El desencanto.

A mediados de los años setenta Michi comenzará su vida de diletante y su conexión con gran parte de la inteligencia literaria y artística madrileña de la época. Dandi vocacional y esteta descreído, Michi se granjeó merecida fama de noctívago y mujeriego. Su matrimonio con Paula Molina, hija del cantante de copla Antonio Molina, fue un hito en papel couché que acabó en desastre y divorcio en 1988.

Magnífico ejemplo de escritor sin obra, Michi, autor temprano de cuentos y relatos no publicados, colaboró hasta su muerte como columnista mordaz en diversos medios. De sus intentos empresariales cabe mencionar el bar "El Universal", meca de la Movida del que fue co-propietario junto con Amparo Suárez-Bárcena, su pareja a finales de los setenta.

Abandonado por casi todos y avejentado por una serie de enfermedades crónicas y la factura pasada por la intensísima vida nocturna que casi siempre mantuvo, Michi murió de cáncer en Astorga en el año 2004. Poco después el autor pasaría a formar parte de la colección de mitos caídos del panorama nacional, gracias, entre otras cosas, a la canción compuesta por Nacho Vegas "El hombre que casi conoció a Michi Panero", cuya letra aparenta ser un homenaje en forma de boceto de autobiografía apócrifa. Su última entrevista aparece en el libro Después de Tantos Desencantos. Vida y Obra Poéticas de los Panero de Federico Utrera, donde realiza lo que se convertiría a la postre en un repaso testamentario a su vida y a la obra de los poetas de su familia.

Dos películas

La cierta notoriedad alcanzada por Michi, y por los Panero en general, es en gran medida el producto de dos magníficos filmes realizados sobre esta insigne familia literaria a contrapelo, El desencanto y Después de tantos años.

Estrenada en 1976, El desencanto parece haber sido un fruto conjunto de las mentes de Michi y el director y amigo Jaime Chávarri. Leída a posteriori, para bien y para mal, como metáfora de las cenizas del franquismo y ataque frontal contra la concepción que éste mantenía de la familia, la película no dejó a nadie indiferente. Amenazas y ataques al director y a los Panero fueron contrarrestados con apasionados halagos. Tanto la película como sus protagonistas alcanzaron pronto dimensiones míticas en los sectores "cultos" del cine español. Especie de crónica de un debacle anunciado, El desencanto presentaba a un Michi aniñado y verboso, tan afectado como irónico, de maneras suavemente peligrosas.

Visionario de su propia decadencia, las palabras de Michi aludiendo a la condición terminal de la familia Panero serían perfectamente corroboradas veinte años después en Después de tantos años (1994). La película, dirigida por el malogrado Ricardo Franco, no es sino una constatación del desastre. Michi, prematuramente envejecido y críticamente enfermo, se convierte en la espina dorsal del film. Desde una tumba metafórica traza un mordaz y cínico epitafio del cual nadie, ni amigos, ni amantes, ni familia, sale ileso. Con todo, el repaso de una vida extrema nunca deja espacio a la autocompasión o a la amargura. La lucidez, cierta terrible inocencia y una cada vez más distanciada ironía acompañarán para siempre al hombre que dijo que «en esta vida se puede ser de todo, menos un coñazo».

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.