Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Edita en una página

Memoria de la desmemoria. Crónica de Córdoba 1946-1977

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Antonio Hens Porras 01.jpg

En la década de los cincuenta se genera una juventud limpia, que brotó fecunda, palpitando esperanzas entre las sombras: venía de diversos caminos: cristianos, socialistas, comunistas, agnósticos que convergen, crecida de ilusiones, tuvieron la visión privilegiada de un sueño, un sueño de campanas, que era la esperanza de poseer algún día la facultad de ser libres. Fue el motor de la cultura en la ciudad, sensibilizó y tejió en silencio la solidaridad con otros muchos jóvenes, ávidos de libertad, una libertad en ausencia, perdida en el claustro del déspota. Querían libertad, para sí y para los demás, una libertad brillando en el cielo abierto, de un extremo a otro, pero había que rescatarla de los malos perros y fue necesario unirse y propugnar una voluntad de entendimiento entre quienes, desde posiciones ideológicas dispares, nos sabíamos iguales en nuestro compromiso de defender los valores de la libertad y la democracia y oponernos a un régimen asfixiante y totalitario que trataba de institucionalizar la dictadura.

El recuerdo busca los lugares fronterizos donde el tiempo se estanca y enloquecen los péndulos. Lo mejor del pasado es conocerlo en el tiempo, cuando la pátina de la nostalgia le añade un tinte de madurez y rotundidad evocativa.

Aquí refiero, en mi propia voz, los acontecimientos de un pasado muy significativo en nuestra historia reciente y lo hago desde una óptica retrospectiva, con la voluntad de que esa mirada los ilumine y les dé sentido. Son experiencias vividas, que me esfuerzo por que broten con la especial densidad de un tiempo lacerante. Sale así un muestrario amplio de grupos y asociaciones que ilustran el paso de una época escabrosa y difícil y que adquirieron especial relevancia en la dura cotidianidad de entonces, así como personas con las que compartí inquietudes y lucha, las cuales siempre me enriquecieron, desvelaron mi frente e iluminaron mi vida.

Así pues, en estas páginas está lo que podría ser la crónica de Córdoba, alimentada de recuerdos personales, la búsqueda de la memoria de un tiempo concreto, 1946 año de posguerra y 1977, año de la transición, para evitar que la nostalgia me traicione y se convierta en un pasado perturbado.

A pesar del esfuerzo que he desplegado, por hacer una investigación rigurosa sobre el Cine-Club Senda, ésta no ha sido del todo posible, debido a que los archivos del mismo están extraviados y se ignora qué fue de su destino. Sospechando que esa documentación estuviera en la Parroquia de San Salvador, por ser en uno de sus locales donde tuvo su sede y se desarrolló, me dirigí a ese lugar, pero el párroco, Juan Moreno, no estaba seguro de poseer este archivo, no obstante puso, con amabilidad, a mi disposición todos los papeles de un archivo que no es de la parroquia y que pertenecen a lo que fue el Consejo Diocesano de Jóvenes de Acción Católica. También he consultado en el Obispado y después de una búsqueda, tampoco han dado con este archivo.

Los datos recogidos en este libro están obtenidos de la revista “Film Ideal” que daba noticia de los Cines-Clubs, de la prensa local y e los programas editados en su día. Parte de los mismos me los ha facilitado Agustín Tirado y otra, Antonio Cepas Calvillo. También he constatado sus recuerdos, como los de Paco Quesada, Enrique Doblas, Salvador Llenares, Facundo Trobat y Rafael Balsera con los míos y así he recompuesto la historia del “Cine-Club Senda”. A todos ellos les manifiesto mi gratitud por su apoyo y los deseos que mostraron en ayudarme.

Respecto al Círculo Cultural Juan XXIII, ha ocurrido algo similar. El archivo y libro de actas de deterioraron y se perdieron en las tres mudanzas que sufrió el Círculo. En la calle de la Rosa se humedecieron y mojaron y hubo que tirarlos a la basura, según me informa el responsable Antonio Blanco, quien me asegura que actualmente en el domicilio social de la calle La Palma, 4, no tienen nada del archivo antiguo.

He preguntado en la Subdelegación del Gobierno por toda la documentación que en su día se remitió al antiguo Gobierno Civil, como Estatutos del Círculo, nombres de los directivos y de personas que impartían conferencias, etcétera y me informan que todo el archivo de dicha institución oficial, fue remitido al Ministerio del Interior. Tampoco se hizo transferencia de los mismos a la Junta. Aspecto este del cual me he cerciorado. Los datos aquí recogidos, provienen de lo que la prensa local publicó en su día, pero a partir de 1966 no da más noticias.

Me he entrevistado con Balbino Povedano, Salvador Llenares, Antonio Zurita, José López Gavilán, Filomeno Aparicio, con los que igualmente he constatado mis recuerdos, lo que ha hecho posible recomponer la historia del “Juan”. A cada una de las personas citadas les manifiesto mi agradecimiento por el entusiasmo que han puesto por ayudarme. Falta el testimonio importante de Rafael Sarazá Padilla, que se ha excusado por encontrarse enfermo.

También quiero dejar constancia de mi agradecimiento a Diego Ruiz Alcubilla, Ángel López Reyes, Alejandro Gatón y Antonio Cepas Calvillo, por los libros y testimonios aportados, a Emilio Jiménez Redondo por los datos tan valiosos que me ha cedido sobre Comisiones Obreras de Banca, así como a Antonio Granadino que ha iluminado todas las partes oscuras de mis recuerdos y por último a María Jesús, competente funcionaria de la Filmoteca de Andalucía en Córdoba, de amplia cultura cinematográfica, que con diligencia y amabilidad me ha facilitado referencias de fichas técnicas y sinopsis de las películas proyectadas por el Cine Club Senda.