Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

ATENCIÓN QUEDAN SUSPENDIDOS TODOS LOS ACTOS Y ACTIVIDADES PROGRAMADAS. SE COMUNICARÁ SU REINICIO.

II JORNADAS CULTURALES FLAMENCAS “EL TOTO” DEL ATENEO DE CÓRDOBA.APLAZADAS

Viernes 13 de marzo, las 19:30 horas: Concierto Trío ARCAMO:
Libertad Arce (piano). Juan Carlos Carrillo (flauta). Mariló Moreno (clarinete). Lugar: Real Círculo de la Amistad.APLAZADO

Lunes 16 de marzo, 19:30 horas. Ciclo POETAS EN EL ATENEO: recitará el poeta malagueño José Sarria.
Presenta Manuel Gahete. Sede del Ateneo.APLAZADO

Jueves 19 de marzo. 19:30 en la sede del Ateneo. Conferencia de Pepe Carmona: "Preludios del toque en la Córdoba del siglo XIX".
Al cante: Lucía Leiva. A la guitarra: David Navarro.APLAZADO.

CONVOCADOS LOS PREMIOS LITERARIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

VIII Premio de Relato Rafael Mir.

XXXVI Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Inserta un vídeo

Josefa Díaz Fernández "Pepa de Oro"

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Pepa de Oro.jpg

La bailaora y cantaora Josefa Díaz Fernández, de nombre artístico Pepa de Oro, nació en Cádiz a finales del siglo XIX, y murió, no se sabe, si en Madrid o en su tierra natal, a finales de los años treinta del siglo XX.

Fue una flamenca de gran belleza y de singular empaque, hija del matador de toros Paco de Oro. Viajó con su padre a América y trajo las primeras milongas aflamencadas del folklore argentino en 1904.

Recibió los aplausos que llenaban noche tras noche los café cantantes de Cádiz, Jerez de la Frontera, Sevilla Málaga y Madrid, pues su cartel era de primerísima categoría, si nos atenemos a lo que de ella contó Fernando el de Triana: "Fue Pepa puntera bailaora de arrogante figura, y aunque no era gitana, cualquiera hubiera dicho que era pura cañí canastillera. Como número extraordinario cantaba unas milongas que a la vez bailaba, y que el público aplaudía con verdadero entusiasmo".

Pepe de la Matrona recordó su cante y lo presentó limpio de la hojarasca preciosista que caracteriza al cante marchenista. En la misma línea de sobriedad y aspecto rítmico está creciendo la imagen de tales cantes hoy, en los que se acentúa una expresión de rajo y contundencia flamenca, lejos de la dulzonería gachona. Pepa de Oro es sólo la imagen que nos trajo Pepe el de la Matrona, todo un monumento neoclásico.

El Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba creó en su XIII edición (1992) el Premio "Pepa Oro" para: a) Guajiras, Punto Cubano, Colombianas. b) Milongas, Vidalitas. Al considerar en aquella XIII edición su coincidencia con la celebración del quinto Centenario de América, se vio la conveniencia de añadir un grupo en la sección del cante, el de los llamados Cantes de ida y vuelta. Fue problemático encontrar un nombre. Por una parte, los cantes de ida y vuelta son la última creación artística que ha tenido el género, todos ellos han aparecido en el contexto del flamenco en pleno siglo XX. Sus máximos cultivadores han sido los divos flamencos, aquellos que dieron valoraciones canoras y teatrales. No en vano se nutrieron de partituras de Zarzuela y Género Chico. Ese reto que suponía en los concursos de Córdoba los cantes de ida y vuelta tenía que salvar la tentación fácil de ponerle el título de Niño de Marchena. Surgió el de Pepa Oro (Pepa de Oro) y ganó el debate.

Enlaces externos

El contenido de este artículo incorpora material escrito por Agustín Gómez Pérez.