Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Inserta tus fotos

El Ateneo y su sede

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Una de las buenas noticias de la cultura local en los próximos días -acaso la única- va a ser la incorporación del Real Centro Filarmónico "Eduardo Lucena" y el Ateneo de Córdoba a su sede común de la calle Ambrosio de Morales. El Centro Filarmónico vuelve a la que durante muchos años fue su casa, mientras que el Ateneo se dispone a disfrutar, por primera vez en sus 17 años de historia, de una sede estable.

Si reparamos en las condiciones en que el Ateneo se ha visto obligado hasta ahora a desarrollar su labor de promoción cultural, que haya sobrevivido durante casi dos décadas es un hecho que roza lo milagroso. La tenacidad de los responsables del colectivo -y especialmente de su presidente, Antonio Perea- ha sido vital para que su compromiso con la ciudad se haya mantenido firme e inalterado desde 1984 a pesar de la cantidad de obstáculos que han encontrado en el camino, entre ellos la casi siempre insuficiente colaboración de las instituciones.

El Ateneo ya tiene sede y ahora trabaja para ofrecer a la ciudad un otoño cargado de actividades culturales, como la segunda edición del Certamen Andaluz de Monólogos Teatrales o el ciclo Poesía en la Bodega -que seguirá celebrándose en la Bodega de Guzmán-. Al mismo tiempo, Córdoba gana un espacio para la cultura junto a la Real Academia y frente a la Fundación Gala. Si la Junta de Andalucía lo gestiona con acierto y buen talante -y, en primer lugar, subsana las carencias que presenta el edificio, como la falta de una línea telefónica, que, dicho sea de paso, no es una carencia leve-, el antiguo Teatro Cómico Principal puede recobrar esplendores perdidos.

En una ciudad donde la apatía y la indiferencia son los dos únicos conceptos en continuo florecimiento y renovación, donde la cultura juega en tercera división y las únicas aficiones extendidas a la mayoría son las fiestas y maratones de las peñas -ni siquiera el fútbol o los toros-, en la ciudad de los peroles y de Rafael Gómez, el esfuerzo desinteresado del Ateneo por ofrecer al pueblo cultura buena, variada y gratuita se antoja necesario y plausible. (Y que conste que no tengo nada contra los peroles).
Alfredo Asensi, periodista.
El Día de Córdoba, 31 de agosto de 2001