Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Miércoles, 13 de junio, 21:00 horas. Entrega de las Fiambreras de Plata 2018 en el Círculo de la Amistad.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo V Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Redacta un buen artículo

Carmen Portillo Peinado

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Carmen Portillo Peinado00.jpg

Nacida en Córdoba el 27 de mayo de 1943, desde niña se sintió atraída por la pintura y el arte en general y por la medicina. En 1973 se matricula en la Escuela de Artes y Oficios Mateo Inurria de Córdoba. En los años 60 se siente muy atraída por Modigliani. Con los años su pintura ha ido evolucionando, paradójicamente, a la inversa.

Actualmente pinta naif y está muy influenciada por Rousseau, Fernand Léger y Fernando Botero, aunque también admira a Fortuny (sobre todo La Vicaria), Pablo Picasso, Dalí, Escuela Flamenca, Velázquez, Goya, Rivera, Julio Romero de Torres y una lista interminable.

A pesar de apasionarle pintar y de tener una obra considerable nunca pensó en exponer hasta que un escultor, conocido de sus hijas, vio por casualidad uno de sus cuadros y la convenció para hacer su primera exposición, en el Café Can-Can, en la que vendió el 80 por ciento de lo expuesto, lo que le dio seguridad y ánimo para seguir pintando.

Ha expuesto individualmente en el Círculo Cultural Juan XXIII, en La Marmita, en el Café Moscú, I.E.S. Luis de Góngora y en cinco centros cívicos. En 2000, el Ateneo con la ayuda de la Diputación Provincial, organizó una exposición itinerante con sus cuadros que visitó Montoro, Pozoblanco, Fernán Núñez, Montilla, Palma del Río y culminó en Córdoba en el Palacio de la Merced.

Carmen Portillo Peinado
Dibujo de Ángela Sánchez.

Nace en Córdoba en donde reside con su marido e hijos en una callecita tranquila de chales recónditos en las primeras ondulaciones de la Sierra. Casa familiar donde se vive hacia adentro, hacia los verdes pulmones de naranjos, geráneos y la fresca quietud del agua. Lugar apartado del bullicio urbano donde Carmen ordena minuciosamente las horas, alternando su profesión -enfermera- con el trabajo de la casa, lecturas, escritos -nos confiesa que escribe sus viajes- y sobre todo, la actividad que la apasiona: la pintura.

Aficionada a pintar desde la adolescencia, trabaja con óleos los primeros cuadros que muestran ya su mundo femenino, amplio, desbordado y poderoso, quizá -como ella nos dice- porque hay mujeres de su familia que le influyen especialmente en estos años juveniles.

Ya casada y siempre presionada por su vocación pictórica, ingresa en la Escuela de Artes y Oficios donde realiza dos cursos. Se perfecciona en el dibujo, acuarela, pastel y carboncillo.

Se ve precisada a abandonar estos estudios y se prepara intensamente para ingresar en la Escuela de Enfermería. Accede finalmente a la profesión de enfermera que Carmen ejerce en la actualidad.

Pero la pintura sigue apasionándola y trabaja para perfeccionar su técnica. Por los años 80 asiste en Madrid a una exposición de Botero que la marcará profundamente, porque en la obra de este escultor descubre la forma que siempre había perseguido.

Desde entonces, elabora una pintura cada vez más conseguida en su línea feminista y ampulosa, sustituye óleos por acrílicos, consiguiendo mayor fuerza en el colorido y va introduciendo un fino espíritu crítico que tiñe de humor sus imágenes optimistas y sinceras.

Su tendencia naif nos introduce en un mundo ingenuo de vivencias de infancia y juventud. Resuelve en sus cuadros los temas de forma clara y precisa, sin abuso de ornamentaciones secundarias, lo que nos obliga a contemplar alegremente el motivo esencial. Así ocurre "En la piscina" donde las protagonistas muestran dos tipos de mujer -la coqueta y la intelectual despreocupada- con precisos detalles que las identifican: el cruce de piernas desenfadado, las uñas pintadas o el libro, el desorden del peinado, etcétera. El suave dibujo, el variado colorido sin estridencias, la ausencia de sombras y la monumental inmovilidad de sus figuras dispuestas y ordenadas siempre para la foto de familia, dotan a su pintura de gran sencillez y sinceridad.

La autora realiza un puro ejercicio de espíritu, introduciéndonos en situaciones y ambientes que conectan con nuestro "niño interior" por lo que sus pinturas cobran valor universal. A través de sus cuadros apreciamos un particular diálogo, reflejo de una necesidad interior que presiona y angustia a la autora en sus recuerdos. Su "Ángel de la Guarda" es el claro testimonio de una imagen obsesiva y recurrente de su infancia: la visión del pequeño féretro cubierto de cristal de un niño de la vecindad muerto prematuramente.

El desenfado y la ironía son los nexos utilizados para que el espectador sienta y viva ciertos personajes, gestos y acontecimientos, como en su "Cortesana" donde, con la graciosa opulencia de las formas bien delimitadas por las antiguas ropas íntimas de familiar recuerdo, sólo la copa en su mano nos acerca al misterio de su identidad; la "fisgona" con el cruce de miradas sorprendidas, asustadas que nos traslada a situaciones juveniles pasadas; "Salida de misa" donde muestra el espíritu y las costumbres de antaño.

La individualidad de su estilo es tan apreciable y permanente en su obra como la idea de la mujer a la que presenta siempre desbordante y dominadora como si el matriarcado fuera norma social universal. Carmen Portillo nos introduce en un mundo ingenuo de vivencias y recuerdos y así, en la pintura de esta autora, encontramos el antídoto a la insensibilidad y al mercantilismo actual.
'''María Teresa Morales Rodríguez'.

Galería de imágenes

Carmen Portillo Peinado es socia del Ateneo de Córdoba, aquí puede acceder a su espacio reservado.
Recibió la Fiambrera de Plata del año 2001 concedida por el Ateneo de Córdoba.
El contenido de esta biografía incorpora material del libro Mujeres de Córdoba de la colección Arca del Ateneo, escrita por Rafaela Sánchez Cano.
El material recogido en este artículo procede de una entrada de Cordobapedia, bajo licencia GFDL, previamente cedido por el Ateneo de Córdoba para su edición en Cordobapedia.