Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Martes, 16 de mayo, 20:30 horas en la sede del Ateneo,
Ciclo "El autor y su obra", intervendrá el pintor Pepe Cañete.



FALLO DEL IV PREMIO DE RELATO RAFAEL MIR

FALLO DEL PREMIO AGUSTÍN GÓMEZ DE FLAMENCO

Entregadas las Fiambreras de Plata 2016. Reportaje fotográfico




¡Ayúdanos! Redacta un buen artículo

Alfredo Mayo

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Escena de Cañas y Barro

Alfredo Fernández Martínez (Barcelona, 17 de mayo de 1911 - † Palma de Mallorca, 19 de mayo de 1985) fue un actor español. Cuando empezó los estudios de medicina quiso trabajar en el teatro, pisando el escenario con 18 años. Más tarde comenzó en el cine en 1935 con la película El 113. Tras finalizar la Guerra Civil Española, donde llegó a ser teniente de Aviación, se afianzó su carrera profesional siendo uno de los galanes favoritos de los directores franquistas. Fue el protagonista de algunas películas más conocidas de la historia del cine español, a pesar de ello lo supo compaginar con la televisión. Ya a parir de los años 50 fue apareciendo cada vez menos en ambos medios, hasta que en los años 80 abandonó el cine totalmente. Entre sus numerosas películas destacan Harka (1941), Raza (1941), ¡A mi la legión! (1942), Obsesión (1947), El santuario no se rinde (1949), La leona de Castilla (1951), El último cuplé (1957), Quince bajo la lona (1959), La caza (1965) o Peppermint frappé (1967).

Biografía

Infancia y juventud

Alfredo Fernández Martínez nació el 17 de mayo de 1911 en Barcelona, Cataluña, España. Era el hijo de Felipe Fernández Mansilla y de Emilia Martínez y Porcillo, quienes se habían casado en Barcelona en 1910. También tuvo un hermano llamado Felipe. Más tarde se irían a vivir a Madrid. Poco tiempo viviría en la capital al construir sus padres una casa en Castropodame (León), de donde era su padre, y donde habían pasado muchas vacaciones. Después de acabar el bachillerato, comenzó los estudios de medicina. Comenzó en el mundo del teatro con el tarraconense Ernesto Vilches, quien había trabajado en Hollywood de director y en Argentina.

En 1935 comienza en el mundo del cine con la película El 113 dirigida por el propio Vilches en donde interpreta a un joven ingeniero llamado Marcelo Brichot. Un año más tarde realizaría su primer papel protagonista en la película Las tres gracias, una producción hispano-lusa dirigida por José Leitão de Barro sobre la vida del poeta Manuel María Barbosa du Bocage, que interpretaría el propio Alfredo Mayo. Tras realizar la película sirvió en las fuerzas aéreas en el bando nacional donde estuvo hasta el final de la guerra.

Consagración (1940-1960)

Alfredo Mayo.jpg

Durante los años 1940 se convierte en una de las estrellas del cine español. Su primera película de la década fue La florista de la reina dirigida por Eusebio Fernández Ardavín en donde interpreta a Juan Manuel un poeta débil, soñador y pusilánime. Al año siguiente firma un contrato en exclusiva con Cifesa realizando tres películas que le harían convertirse en el galán de moda del momento Harka, Sarasate, donde encarna al compositor Pablo Sarasate, y Escuadrilla. Al año siguiente realiza las películas Raza de José Luis Sáenz de Heredia donde interpreta a José Churruca, quienes algunos autores han visto como una proyección imaginaria y sublimada de Francisco Franco, que le haría especializarse en papeles militares que encarnaría en ¡A mí la Legión!, El puente de los suspiros, Malvaloca y Deliciosamente tontos. También realizaría películas que se desarrollan en épocas anteriores, principalmente en el siglo XIX, Un caballero famoso y El abanderado, algunas comedias, Pototo, Boliche y Compañía y sobre la Guinea Española, Su última noche y Afan Evu, el bosque maldito.

Durante los años 1950 deja de convertirse en el galán de la década anterior aunque participaría en varias películas muy reconocidas de la época. Comenzó con Séptima página de Ladislao Vajda, Hombre acosado de Pedro Lazaga, El alcalde de Zalamea junto a Fernando Rey en donde interpreta al capitán Álvaro de Ataide y El último cuplé de José Luis Sáenz de Heredia que, a pesar de sus problemas para estrenarse, se acabaría convirtiendo en el mayor éxito del cine español con una recaudación de cincuenta millones de pesetas, aunque realiza en esta película un papel menor como el gran duque de Rusia. Al final de esta década realiza tres coproduciones Misión en Marruecos de Anthony Squire y Carlos Arévalo, donde vuelve a aparecer quince años después, antes en Arribada y forzosa junto a Silvia Morgan, Hola, Robinson en la versión francesa y Las legiones de Cleopatra donde realiza el papel de Octavio Augusto.

Etapa madura (1960-1985)

Durante los años 1960 participa en casi cincuenta películas, aunque desempeña papeles menores en donde sólo aparece algunos minutos. Son conocidas sus colaboraciones en la película El millón de Madigan de Stanley Prager junto Dustin Hoffman y 55 días en Pekín con Charlton Heston. La crítica abala sus interpretaciones en dos obras maestras de Carlos Saura, La caza, que le valdría el Círculo de escritores cinematográficos y que algunos califican la mejor de su carrera, y Peppermint frappé. También es muy reconocido su papel del finquero Germán en el segundo episodio de Los desafíos que le valdría su segundo premio Círculo de escritores cinematográficos.

Durante los años 1970 realiza una cincuentena de títulos de una gran diversidad: Los Cántabros de Paul Naschy del género peplum, algunas del spaghetti western, comedias sin pretensión, históricas, pero también del destape, más criticas de la sociedad tradicional en varias historias contemporáneas o de terror. También aparece en una serie en la televisión que cosecha una importante audiencia. Su papel más reconocido de la década es el de don Pedro en la película Campana del infierno que le vale un galardón del Sindicato Nacional de Espectáculo.

Durante los años 1980 vuelve a conseguir un papel de galán en la película de Luis García Berlanga Patrimonio nacional, aunque declaró que ya no era el mismo por el que se le conoció a partir de la posguerra. Participa de igual forma en televisión y cine, participando en Bearn o la sala de las muñecas de Jaime Chávarri junto a Imanol Arias, Ángela Molina y Amparo Soler Leal. Su última participación fue en la serie Tristeza de amor en donde iba a interpreta a un hombre maduro, aún atractivo, que se enamora de la locutora de la emisora y muere de un infarto, pero debido a su fallecimiento durante el rodaje fue sustituido por Eduardo Fajardo.

Fallecimiento

El actor falleció a las dos de la madrugada del domingo 19 de mayo de 1985, en la clíncia Mare Nostrum de Palma de Mallorca, como consecuencia del infarto de miocardio que sufrió el pasado día 13 del mismo mes. El actor ingresó, según el cuadro clínico, a las 12 de la madrugada por un "infarto agudo de miocardio inferoposterior" desarrolló a las dos horas una "parada cardiorrespiratoria refrectaria", pero Alfredo Fernández, quien le atendió en unidad de Cuidados Intensivos, explicó que no padecía ningún factor de riesgo para sufrir el infarto, salvo su tabaquismo. El actor mejoró el viernes 18, pero al día siguiente sufrió una reacción exógena, con una desorientación tempo-espacial, que aconsejó mantenerle aquí un par de días más. Su mujer explicó que no se enteró de lo que le había pasado.

Premios

  • Premios del Círculo de escritores cinematográficos en 1966 por La caza y en 1969 por Los desafíos.
  • Permios del Sindicato Nacional del Espectáculo (1973) por La campana del infierno.
El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.