Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

ATENCIÓN QUEDAN SUSPENDIDOS TODOS LOS ACTOS Y ACTIVIDADES PROGRAMADAS. SE COMUNICARÁ SU REINICIO.

II JORNADAS CULTURALES FLAMENCAS “EL TOTO” DEL ATENEO DE CÓRDOBA.APLAZADAS

Viernes 13 de marzo, las 19:30 horas: Concierto Trío ARCAMO:
Libertad Arce (piano). Juan Carlos Carrillo (flauta). Mariló Moreno (clarinete). Lugar: Real Círculo de la Amistad.APLAZADO

Lunes 16 de marzo, 19:30 horas. Ciclo POETAS EN EL ATENEO: recitará el poeta malagueño José Sarria.
Presenta Manuel Gahete. Sede del Ateneo.APLAZADO

Jueves 19 de marzo. 19:30 en la sede del Ateneo. Conferencia de Pepe Carmona: "Preludios del toque en la Córdoba del siglo XIX".
Al cante: Lucía Leiva. A la guitarra: David Navarro.APLAZADO.

CONVOCADOS LOS PREMIOS LITERARIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

VIII Premio de Relato Rafael Mir.

XXXVI Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Inserta un vídeo

25 años

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Poco imaginaban los chicos del Colectivo infantil "La Fiambrera" que tanto tiempo después estaríamos recordando, puede que celebrando, los 25 años de vida del Ateneo Casablanca, posteriormente Ateneo de Córdoba. Cierto que en aquella época los objetivos inmediatos eran otros y los medios visiblemente más pobres pero no es menos cierto que el Ateneo de Córdoba sigue siendo la única organización que mantiene su apuesta por la cultura y el arte en esta ciudad en cualquiera de sus manifestaciones. Quizá la última en llegar, pero no por ello una recién llegada, sea la Sección de Cine. Hace ya ocho años, que se dice pronto, que el grupo formado por unos entusiastas Javier Ortega, Manuel Márquez y Manuel Ángel Jiménez dieron forma a la la recién creada sección, preparando la I Muestra de Cine Internacional del Ateneo de Córdoba que, con la colaboración de Bodegas Campos, llevó un nuevo aire a las noches de verano de esta ciudad, aportando un plus de calidad en los títulos seleccionados que se ha mantenido hasta la fecha.

El verano de 2001 vio como sus noches recogían películas que de otra manera, difícilmente habrían podido disfrutarse por los canales de distribución comerciales. En aquella época pudimos disfrutar de títulos como Un plan sencillo, de Sam Raimi, o The Straight Story (Una historia verdadera), de David Lynch, que por lo diferente de su propuesta obtuvieron la aclamación de la crítica y el desprecio de la taquilla. Ese era el tono que la Sección de Cine del Ateneo de Córdoba pretendía dar a su oferta cinematográfica y ese es el estilo que aún impera en las programaciones que año tras año ofrecemos a la ciudad. Empezamos con ilusión y, aunque a lo largo de los años las personas han cambiado, sigue siendo lo único que no nos falta.

La Muestra de Cine Internacional, hoy plenamente consolidada en el panorama cultural de los veranos de Córdona, quiere ser solo la primera de las actuaciones del Ateneo relacionadas con la difusión del séptimo arte en nuestra ciudad. En la actualidad, el cine está presente en la vida de la gente mucho más de lo que en aquella lejana fecha de principios de este siglo podíamos imaginar. El vídeo ha dejado paso al DVD, las descargas de internet, el Blu-Ray y todos los nuevos formatos que van invadiendo nuestro día a día. ¿Ha cambiado algo el cine de 2001 respecto a 2008? Básicamente, en nada. Es decir, el cine de calidad, el cine que invite a la reflexión, al comentario posterior con la pareja o amigos, sigue siendo igual pase el tiempo que pase. El Ateneo de Córdoba promovió años atrás dos ciclos temáticos: “Cine Negro” (2004) y “Cine Social” (2005) que incluían títulos realizados desde la década de los 40 hasta nuestros días, manteniendo intactos los estándares de calidad que año tras año ofrecemos en la Muestra. Lo que sí ha cambiado son las nuevas formas de concebir el cine como espectáculo y como negocio, las mastodónticas producciones tan plagadas de artificio como vacías de contenido han invadido las antiguas salas, reconvertidas ahora en pléyade de microsalas destinadas a albergar productos de usar y tirar y que permanecerán en la memoria del aficionado lo que tarda un fotograma en pasar al siguiente. No queremos con ésto decir que todo Blockbuster, toda producción multimillonaria, sea mala por sistema. Historias bien contadas como “El Señor de los Anillos” merecen todos nuestros aplausos si bien creemos que su suerte comercial hace innecesaria su proyección en la Muestra del Ateneo de Córdoba. De esta manera, en estos años hemos procurado al mismo tiempo que la mantener su calidad, ofrecer títulos con menos suerte en taquilla o que de otra manera nunca hubieran pasado por nuestras salas. Obras como Caramel de Nadine Labaki o Cuatro meses, tres semanas y dos días de Cristian Mugiu, cosechadoras de premios internacionales, pasaron de puntillas por nuestros cines o directamente no se estrenaron.

Nuestro cine es Internacional. Pretendemos traer a nuestra sala títulos de las diferentes cinematografías del planeta. No solo de cine americano vive el aficionado. Si bien en los USA se realizan cientos de películas al año y por tanto, aparecen muchos de los mejores títulos que serán distribuidos por todo el mundo, también es verdad que la mayoría de los productos realizados son pura morralla destinada al consumo ciego, al relleno de salas y de paso, a impedir que otros productos mejor acabados, procedentes de otros países, tengan facilidades para estrenar dignamente. Por eso en el Ateneo de Córdoba, nunca hemos querido dejar pasar las emergentes industrias de zonas geográficas tan distantes y distintas como Asia, América del Sur, o la antigua Europa del Este. De esta manera, a lo largo de estos años hemos podido disfrutar del visionado de obras del calado de El hijo de la novia (J.J. Campanella), de Argentina, o La boda del monzón (Mira Nair), de India, o 2046 (Wong Kar-Wai) de China.

Hemos disfrutado de títulos que pese a su merecido reconocimiento internacional han durado poco en las salas, como La vida de los otros (Florian Henckel) de Alemania o No es país para viejos (Joel y Ethan Coen) de los USA. Y por supuesto, siempre hay un lugar destacado para el cine español. A lo largo de los años hemos podido comprobar que el cine patrio, a pesar de no alcanzar los niveles de calidad de otras industrias europeas, no ha dejado de producir un ingente número de películas. No todo es destacable por supuesto, pero al igual que ocurre con el cine americano, si hurgamos bien en la paja, seguro que encontramos algo de trigo. Así, desde 2001 hasta hoy hemos podido proyectar historias como Mi vida sin mí (Isabel Coixet), El séptimo día (Carlos Saura), Princesas (Fernando León de Aranoa), Azuloscurocasinegro (Daniel Sánchez Arévalo) o 14 kilómetros (del cordobés Gerardo Olivares). No ha querido la Sección de Cine del Ateneo olvidar el cine más decididamente clásico. De tal modo, bien incluyendo en las Muestras de Cine, o bien dentro de alguno de los ciclos temáticos, se han recuperado títulos clave en la Historia del Cine, con mayúsculas. Tuvimos la oportunidad de disfrutar con Él (Luis Buñuel), El buscavidas (Robert Rossen), El halcón maltés (John Houston), El sueño eterno (Howard Hawks), Sed de mal (Orson Welles), Metrópolis (Fritz Lang), Surcos (José Antonio Nieves) o Ladrón de bicicletas (Vittorio de Sica). Del mismo modo quisimos rendir homenaje a un cineasta cordobés de amplia producción en el terreno del cortometraje, Miguel Ángel Entrenas con la proyección de dos de sus productos más celebrados Fray Juan de la Cruz y “La Chiquita Piconera”, títulos que han obtenido el favor de la crítica internacional, así como numerosos premios a lo largo del mundo.

Y para terminar, queremos nuevamente agradecer a Bodegas Campos su apuesta por potenciar junto con el Ateneo la difusión de propuestas cinematográficas distintas. Gracias a ellos hemos podido disponer de un lugar amplio para las proyecciones. Desde las ya lejanas noches en el aparcamiento privado que las Bodegas nos ofrecían, al mucho más adecuado y acogedor marco del Patio de la Casa de las Campanas, que la Federación de Amigos de los Patios Cordobeses tan desinteresadamente nos reserva cada año. No nos olvidemos que es cine de verano y en Córdoba ésto son palabras mayores.

La Sección de Cine del Ateneo de Córdoba tiene vocación de continuidad en las actuaciones relacionadas con el cine. De esta manera ha previsto la proyección de diferentes ciclos temáticos que se irán preparando a lo largo de este año 2009, así como la colaboración con las distintas secciones en acciones comunes donde la proyección cinematográfica ilustre otras actividades.

Este año el Ateneo de Córdoba cumple sus 25 primeros años de vida y la Sección de Cine se encamina al final de su primera década. Dentro de otros 25 años estaremos aquí para contarles más historias, como no, con un proyector y una sala oscura.
Cristóbal Domínguez Cantillo (Vocal directivo de la Sección de Cine del Ateneo de Córdoba.